Distorsiones cognitivas en la pareja

Foto por Milan Popovic en Upslash.com

Ante los tiempos difíciles que atravesamos del covid-19 conozcamos más alternativas para mejorar nuestra forma de pensar y como no beneficia pensar de cierta forma, el objetivo es estar mejor en estos días.

En la actualidad llegan pacientes a la consulta con dolor emocional por no poder ser felices en pareja, se dan cuenta de que su relación no es lo que ellos esperaban, en general cuando llegan al consultorio ya intentaron todas las estrategias posibles para cambiar al otro y que se cumpla con el contrato que se había pactado en la mente de cada uno, finalmente y como último recurso deciden acudir a la psicoterapia.

Cuando llegan a este punto, sus expectativas y exigencias pueden ser demasiado altas. Al inicio la psicoterapia les puede parecer difícil, entonces les pongo como ejemplo que imaginen cómo aprendieron a manejar su automóvil; cómo aprendieron a usar bicicleta o cómo aprendimos a escribir. Es algo nuevo y diferente, algunos pueden considerarlo tedioso, disciplinado, a veces hasta sin sentido, pero después de repeticiones, asimilación de conocimientos y estrategias es muy motivante cuando podemos ver nuestro crecimiento y logros.

El proceso psicológico es parecido, a continuación, me gustaría compartirles sin tecnicismos qué significan algunos pensamientos erróneos, o bien “las distorsiones cognitivas” que se pueden manejar en pareja.

  1. Abstracción selectiva o filtraje:

Por lo general sólo nos enfocamos en aspectos negativos de nuestra pareja.

Por ejemplo, vamos mi pareja y yo a una fiesta familiar y pienso: “Sólo me invito porque la vez pasada me dijo que se aburre conmigo en casa” y de este pensamiento le siguen más por ése camino, quitando la oportunidad de disfrutar la fiesta, socializar, bailar, divertirse en pareja, etc., en consecuencia, las cosas terminan en discusión, emociones de enojo, frustración, culpa, etc.

Uno, dos o tres situaciones, sirven para representar como verdad absoluta un hecho aislado. Por ejemplo, hace días le pedí a mi esposo que fuera atento conmigo y pienso “nunca me hace caso, no soy importante para él.”

Es la capacidad del conocimiento de lo que los demás están pensando.

Por ejemplo, “¡Ya sé que mi esposo no traerá el mandado que le pedí y lo hace a propósito! “Lo noté con su cara de enojado en la mañana.”

Consejos prácticos

Es posible que suenen exageradas estos errores del pensamiento (distorsiones cognitivas), sin embargo, probablemente te habrás identificado con alguna de ellas y es por eso que te dejo algunas técnicas para mejorar la relación de pareja:

Por ejemplo, “Entonces, ¿lo que te gustaría es que lleve a los niños a su clase y al gimnasio mientras tu trabajas? ¿Es lo que necesitas?

Espero haber logrado un panorama más amplio a cerca de los errores de pensamiento que en ocasiones tenemos de nuestra pareja, estaré compartiendo otros consejos más, que pasen un excelente día.

Mtro. Psicólogo Luis Ceballos