LAS IRRACIONALIDADES ALREDEDOR DEL DUELO

Parte II: para el doliente

Photo by Francisco Moreno on Unsplash

Cuando tenemos una pérdida nos sentimos más identificados y cómodos con aquéllos que han pasado por una situación similar. Es común que se nos dificulta expresar “con sentido” nuestras emociones y pensamientos, es decir, cuando lo externamos pareciera que no es comprensible que pase por varios estados emocionales, por ejemplo, de la tristeza profunda con recuerdos melancólicos a una ira por creer que es una injusticia que haya muerto o de pronto sentirnos confundidos sobre lo que sucede a nuestro alrededor, el mundo sigue avanzando exigiéndonos responder a las responsabilidades y roles que tenemos, sin embargo, nosotros nos podemos encontrar en un plano más lento y nubloso.

Poder compartir para los dolientes suele ser un reto y por ello es que los grupos de apoyo de duelo son tan benéficos, así como el acompañamiento por un profesional de la salud mental, ya que lo que se encuentra es un lugar seguro y confiable para poder externar el dolor y significado que lo envuelve.

Los ejemplos del duelo son muchos y sus formas de expresión lo son más, dependerá de nuestra edad, nuestros recursos personales, redes de apoyo y más, así del permiso que percibo que tengo para expresarlos.

Cuando se puede hablar abiertamente de las manifestaciones del dolor como el llanto donde me desbordo al recordar a mi ser querido o el enojo que puedo sentir ante la injusticia de su enfermedad siendo tan joven o el miedo que surge a mi propia mortalidad se valida mi sentir y pensar, necesario para después encontrar cuáles creencias están fluyendo con mi duelo y entonces hacer una resignificación de mis creencias, al hacerlo no estoy invalidando u olvidando a mi ser querido sino dando un sentido diferente al dolor.

Algunas recomendaciones que pueden ayudar a los dolientes:  

– Date tu espacio y tiempo para expresarte. 
– No estás volviéndote loco, el dolor puede ser percibido como insoportable, sé paciente contigo. Los episodios de angustia durante el duelo son comunes, recuerda que son pasajeros “esto también pasará.”
– Habla lo que necesites sobre tu duelo, sobre todo en las primeras etapas, hablarlo es una forma de asimilar la pérdida.
– Respira, respira profundo y regresa al presente, intenta concentrarte en las tareas que desempeñas para evitar accidentes.
– Dale un espacio a tu ser querido ¿quién era para ti y cómo trascendió en ti?
– Sonreír no significa haberlo olvidado, está bien poder disfrutar del presente, no sólo eres dolor, es una etapa.
– Resignifica tu dolor ¿qué has aprendido sobre ti? Seguramente te darás cuenta que has avanzado, todos esos recursos que has utilizado para seguir adelante están en ti.
– Pide ayuda, sé directo en cómo pueden apoyarte tus redes, así te darás cuenta que no estás solo y que el duelo en compañía es mejor.

“El duelo es dolor, pero también crecimiento.»

Psic. Gabriela Murillo